Modernos, elegantes, creativos, originales y divertidos podrían llegar a ser algunas de las principales características de los vinilos decorativos, y quizás en ello radica el hecho de que cada vez son más los decoradores profesionales y los amateur que los incluyen en sus proyectos.

Es que sin lugar a dudas, permiten personalizar cualquier ambiente de nuestro hogar, ya sea con motivos atemporales o bien, para los más atrevidos, con diseños que pueden ser removidos y modificados con cada estación del año. Así nuestra casa siempre luce diferente y original.

Lo cierto es que los vinílicos autoadhesivos en Argentina en principio fueron utilizados sobre todo en ámbitos comerciales, ya que los primeros en incorporar este elemento fueron comercios que optaron por dejar para siempre los tradicionales carteles pintados a mano para reemplazarlos por vinílicos, conocidos en este ámbito como plotters. Este tipo de carteles de promoción permitieron a los comercios no sólo darle identidad al negocio, sino también comenzar a personalizar sus locales de acuerdo a las temporadas anuales.

Rápidamente fueron incorporados en oficinas, donde permiten generar un clima laboral ameno y a la vez profesional, que también puede ser removido y reemplazado cada vez que el lugar requiere de cambios y renovación.

El éxito de esta forma de decoración hizo que con el tiempo cada vez más hogares argentinos lucieran modernos ya que en definitiva permite generar ambientes más personalizados y  con buen gusto.

Vinilo decorativo - love what you do

Sin dudas los vinílicos autoadhesivos en Argentina están siendo cada vez más populares, y seguramente son el futuro en el diseño de interiores. ¿Por qué? Pues bien, por varios motivos.

En principio debido a que se diferencia notablemente de otros objetos de decoración de paredes, tales como el empapelado o los detalles pintados a mano, que suelen ser más costosos, no sólo por los materiales, sino también por la mano de obra profesional a la que debe recurrirse para su aplicación. Por el contrario, los vinílicos decorativos son asequibles y fáciles de colocar.

Por otro lado, permiten lograr una verdadera personalización en los ambientes. Existen varias empresas ofreciendo vinilos decorativos en el mercado y por lo general, toman pedidos a medida. Esto abre una importante gama de posibilidades para que cada uno decore sus ambientes como gusta. 

Tengamos en cuenta que los vinílicos decorativos pueden además ser aplicados a casi cualquier superficie no porosa, no sólo en paredes lisas o ligeramente texturizada, sino también en puertas, ventanas, techos, muebles, vidrios y espejos, entre otros.

Esto a su vez nos permite lograr que nuestra casa sea un verdadero reflejo de nuestra personalidad, e incluso poder utilizar vinílicos especiales para diversas celebraciones, tales como los autoadhesivos con diseños festivos para Navidad o Año Nuevo.

Lo mismo sucede con los comercios, ya que debido a que los vinílicos decorativos nos brindan la oportunidad de cambiar entre estilos u ocasiones, son un elemento ideal de publicidad y promoción de descuentos especiales.

vinilo decorativo - roperoPor supuesto que esto nos demuestra al mismo tiempo que una de las grandes ventajas de los vinílicos decorativos reside en que pueden no ser permanentes, porque lo cierto es que se trata de elementos de diseño fáciles de quitar y reemplazar, para que de esta manera podamos lograr una renovación en la decoración de los ambientes de nuestro hogar.
En definitiva, siempre debemos tener en cuenta que nuestra casa es nuestro lugar, lo que significa que es un espacio realmente importante en nuestra vida. Es por ello que siempre buscamos la manera de lograr que el hogar se transforme en un lugar agradable, acogedor, cómodo, y que nos represente.

Siempre es posible lograr estas premisas si podemos tener una casa bien distribuida, ordenada y decorada. En este sentido, no sólo los muebles, adornos y accesorios son esenciales para lograrlo, sino que también podemos incorporar vinílicos decorativos, un elemento en el diseño de interiores donde el límite lo pone nuestra imaginación.

Si todavía no conoces la historia de Vinilos decó quizás quieras echar un vistazo.

Fotos: Simon MasonWicker Paradise 1, 2