A continuación te presentamos una serie de tips sencillos que te serán súper útiles para ahorrar el espacio en tu cocina. Probaste alguno? Cuéntanoslo en los comentarios.

1. Aprovechar un hueco estrecho

Entre este armario alto y la pared ha quedado un huevo libre que solo mide 6.5 cm. Sin embargo, hay suficiente espacio para poner esta estantería para meter los rollos de papel de aluminio, de film transparente, bolsas para congelar y libros. La estantería está compuesta por una tabla de aglomerado de 8mm de grosor que forma la pared lateral y a la que se han encolado varias tiras de 16 mm de grosor. La estructura se fija a la pared mediante tornillos que se introducen a través del armario alto situado a la izquierda.

2. Mesa y tabla de corte, dos en uno

Es precisamente en las cocinas alargadas y estrechas donde una mesa plegable es la solución perfecta para poder disponer de un lugar donde sentarse a comer. Además, nuestra propuesta permite que, cuando la mesa está plegada, se disponga de una tabla donde poder cortar y picar los alimentos. El ala de la mesa, que se despliega debe contar con un apoyo de al menos 5 cm de ancho en la encimare de la cocina. El otro extremo de la mesa debe estar firmemente asegurado con tornillos.

El tablero de madera de haya encolada debe tener un grosor mínimo de 28 mm. Las dos piezas de la mesa van unidas entre sí mediante dos bisagras de metal embutidas. La entalladura para las bisagras se puede hacer con una broca Forstner y con un formón.

3. Estanterías de regilla

Un salvamanteles de metal cromado como éste (Lämping de Falavella por $20 la unidad) se puede transformar en una práctica estantería. Para fijarla a la pared se han colocado dos ganchos por cada una de estas estanterías de 50 x 32 cm de tamaño. En la parte frontal se ponen dos cadenitas sujetadas mediante unos ganchos de mosquetón. Otro aspecto positivo de esta idea es que aquí nunca más tendrás que quitar el polvo.

4. Práctico colgador

Para hacerlo vas a necesitar una cuchara de madera de aproximadamente 1 m de largo (en negocios especializados en material de cocina). Esta cuchara debes meterla entre dos moldes de rejilla para hacer pescado a la parrilla. A estos moldes se les ponen unas cadenas que a su vez se fijan al techo con tacos y ganchos. Los utensilios de cocina se cuelgan de la barra de mandera mediante ganchos en forma de S.

5. Repisa en el zócalo de enchufes

Una idea que resuelve dos necesidades en la cocina: aumentar el número de enchufes y disponer de un pequeño espacio extra de almacenaje. El zócalo se realiza con dos listones de aglomerado con ángulo recto, tal como muestra el dibujo, y se refuerzan por un listón soporte atornillado a la pared. Los dos listones se unen con adhesivo de montaje, dejando que sobresalga el horizontal 1 cm para usarlo como repisa en la que se puede colocar botes de especias, sal, pimienta… 

El caneado en el listón vertical para los enchufes se hace con una broca de corona del diámetro adecuado.

Trucos de decoración muy fáciles y prácticos

  • Espacio para guardar cosas: los armarios son una elección mejor que las estanterías a la vista, que transmiten una sensación de mayor desorden.
  • Color: menos es más. Los colores claros como el blanco y todos los tonos pastel hacen que incluso las cocinas más pequeñas parezcan más amplias.
  • Truco óptico: decorando las paredes y los muebles en el mismo tono claro de color conseguirás un ambiente más ligero. Es mejor que renuncies a los contrastes fuertes.
  • Iluminación correcta: en las zonas de trabajo debes disponer de una iluminación que no se pueda regular en intensidad. Este tipo de reguladores de intensidad también se pueden instalar a posteriori.
  • Superficies lisas: los frentes de armario, lisos y sin asas, así como los revestimientos de pared en cristal o metal, dan sensación de amplitud. Los frentes recargados y con excesivos tiradores o pomos rompen la armonía.